Súper sábado

Marzo arranca con cuatro peleas grosas éste sábado: Burns/Crawford, Stieglitz/Abraham, Salido/Lomachenko y Chavez/Vera.

Primer turno. Terence Crawford (22-0, 16 KO) hace la más difícil: deja los semifondos televisados de HBO con rivales falopa para ir a buscar el título lígero al patio de Ricky Burns (36-2-1, 11 KO), Glasgow. Crawford toma riesgos en el momento preciso en que su carrera comenzaba a achatarse, luego de aburrir y juntar silbidos en octubre pasado, en la antesala al regreso de Miguel Cotto. Como sea, pareciera que Burns no puede perder en Glasgow y eso que 2013 fue un año chivo para él. En mayo ganó por abandono una pelea que venía perdiendo contra José González y en septiembre sobrevivió diez rounds con la mandíbula rota ante el mexicano Raymundo Beltrán y los jueces le regalaron un empate, derechito al top 3 tongos del año. Crawford es mejor que Burns en todo, pero es Escocia y puede pasar cualquier cosa. Pronóstico reservado. Sin TV.

Robert Stieglitz (46-3, 26 KO) y Arthur Abraham (38-4, 28 KO) ya pelearon dos veces. En 2012 el armenio ganó por puntos en fallo unánime. El año pasado Stieglitz se tomó revancha, le cerró un ojo en cuatro rounds y Abraham no pudo seguir. Quedaron 1-1. Fuera del radar de Ward y Froch, hicieron números y vieron que lo que más les convenía era hacer la tercera. Stieglitz expone su título súper mediano OMB y es favorito a retenerlo. Va por TyC desde las 17h.

Por la noche, doble cartelera desde el Alamodome de San Antonio. Primero, Vasyl Lomachenko (1-0, 1 KO) de Ucrania, doble oro olímpico, irá por un título en su segunda pelea profesional. Enfrente suyo estará Orlando “Siri” Salido (40-12-2, 28 KO) que dejó vacante la corona ayer por no poder dar el peso. Lomachenko, récord de 396-1 en amateurs, es un talento impresionante, pero Salido es un hueso duro de roer. Una buena medida para descubrir si el ucraniano está listo para la exigencia del profesionalismo.

A continuación, Julio Cesar Chavez Jr (47-1-1, 32 KO) y Bryan Vera (23-7, 14 KO) volverán a enfrentarse luego del mamarracho de septiembre/2013. Aquella vez Chavez, que volvía de una suspensión por positivo de marihuana, primero postergó la pelea por un corte en una ceja durante sus entrenamientos, luego se pasó largamente del peso acordado y terminó pagándole a Vera 250.000 dólares para que el combate no se cayera. Superadas las idas y vueltas, el tejano fue más que El Hijo de la Leyenda sobre el ring pero en las tarjetas fue despojado de lo que debió haber sido, mínimo, un empate. Para esta revancha, según se supo, Junior se tomó la preparación muy en serio. De ser así, el mexicano podría ser más de lo que Vera puede manejar y quedaría bien posicionado para una pelea grosa en la segunda mitad del año. Aunque con Chavez, ¿quién sabe? Televisa Golden desde las 23:30.

Además, Erica Farías (18-0, 9 KO), hoy la segunda mejor boxeadora libra por libra de nuestro país, sólo detrás de Marcela Acuña, hará una defensa livianita de su título lígero del CMB frente a la salteña Eugenia López (8-7-2, 0 KO), habitual perdedora pero con roce. Debería ser una práctica para La Pantera, que ya tiene todo cocinado para pelear el 20 de abril con la belga Delfine Persoon (28-1, 13 KO) en lo que sería la pelea más importante de su carrera. Transmite TyC Sports desde las 23h.

e.b.

Media Máquina

A través de un comunicado en la web, Arano Box dio a conocer el nuevo equipo de trabajo que acompañará a Lucas Matthysse. Látigo Coggi, la novedad como entrenador alterno.

Se anunciaban cambios pero quedó todo a mitad de camino. Lo cierto es que Lucas Matthysse es uno de los talentos más estupendos del boxeo nacional, pero por diversos motivos no ha podido despegar como uno creía posible. De Richard Schaefer, CEO de Golden Boy Promotions, descontrolado gritando “¡Tenemos al nuevo Manny Pacquiao!”, a este presente anodino y un futuro muy incierto.

Cuty Barrera seguirá siendo el entrenador de “La Máquina”. Coggi lo secundará. Matías Erbin será su preparador físico y el Doctor Eduardo Leguizamón, su médico. Más allá del respeto y la admiración de otras épocas, no imagino que con el aporte del Látigo alcance para que la carrera de Matthysse dé el vuelco que se espera. Hoy el modelo a seguir para el boxeador argentino que quiere triunfar afuera debe ser Marcos Maidana. Bien asesorado, el Chino consiguió a un entrenador que lo sacó de un pozo y se acostumbró a que debe prepararse en Estados Unidos, por calidad de trabajo, por nivel de sparrings y también por cuestiones promocionales.

Lucas Matthysse consiguió el mejor triunfo de toda su campaña noqueando a un rival de fuste, Lamont Peterson, en apenas tres asaltos, en mayo/2013. Para aquella pelea, el argentino llegó a Atlantic City con tan sólo dos días de anticipación. Nunca se contó bien qué pasó, se dijo que hubo problemas con el pasaporte de Lucas, que habían entrado a robar a su casa y los ladrones le rompieron la documentación con la que debía viajar (?). Una desprolijidad total, Matthysse no estuvo para la conferencia de prensa previa al combate y llegó con lo justo al pesaje, 24 horas antes de la pelea.

Meses después, el chubutense ocuparía un lugar en la noche de boxeo más importante de todo 2013, en el semifondo de Floyd/Canelo, el segundo pay-per-view más vendido de la historia. Pero Danny Garcia iba a cerrarle un ojo a Lucas en la séptima vuelta y el destino del combate cambiaría drásticamente. Mientras Garcia hacía ajustes y sacaba partido de la situación, la esquina encabezada por Barrera era un compendio de torpezas en el intento por bajar la inflamación de ese ojo derecho. Irremediablemente, Matthysse iba a perder por puntos y desaparecería en una nebulosa hasta estos últimos anuncios.

Desde afuera lo que se ve es un boxeador con tremendas aptitudes y una gran pegada, pero con poca ambición profesional. Completan el panorama un rincón mediocre y una promotora que no hace nada de lo que uno supone debería hacer para reimpulsar su carrera. O a lo mejor están todos bien así y Matthysse quiere seguir entrenando con su familia y sus perros cerca, su esquina está conforme con el trabajo que realizan y a Mario Arano le alcanza con la plata que le hace ganar Lucas así, vaya uno a saber. Mientras, los que podrían llegar a aportar algunas respuestas para tanto interrogante se hacen los distraídos, miran para otro lado y dale que va. Qué desperdicio de boxeador.

Matthysse volvería a pelear el 19 ó el 26 de abril contra un rival a confirmar, según expresó Arano.

e.b.

Floyd eligió: Chino Maidana el 3/5

Cuando todavía leíamos repercusiones del anuncio de Maravilla/Cotto, Floyd Mayweather (45-0, 26 KO) confirmó a Marcos Maidana (35-3, 31 KO) como su próximo rival para el próximo 3 de mayo. Se vienen meses tremendos para el boxeo argentino.

.

“La última actuación de Maidana llamó mi atención inmediatamente”, dijo Floyd. Se refiere a la palizota que el Chino le dio a Adrien Broner en diciembre. Ya hacía un rato largo que el santafesino venía abriéndose cancha a trompazo limpio, pero la pelea con Broner lo catapultó. Aquella noche hizo justicia llenándole la cara de dedos a un tipo despreciable y se ganó miles de adeptos, allá y acá. El mundo del boxeo coincide: Amir Khan no merecía una pelea con Mayweather, Maidana en cambio se la ganó.

Pero claro, no sólo el Chino viene de una actuación notable. Floyd dio doce rounds de cátedra en septiembre pasado y sacó a pasear al Canelo Alvarez en el evento más taquillero de todos los tiempos. 2013 fue un año impresionante para Mayweather. Rompió lazos con HBO y cruzó de vereda a CBS/Showtime con un contrato de seis peleas por 200 palos. Después volvería a pelear dos veces en un año, algo que no hacía desde 2007 (De la Hoya, Hatton). A sus 37, “Money” luce extraordinariamente en forma, impecable.

La previa de una pelea de Floyd Mayweather obliga a exprimir a su rival de turno en función de sacar una esperanza para el batacazo. Alvarez tenía su juventud y su presencia física a favor pero no le sirvieron de nada. Marcos Maidana tiene el plus de una piña que es una salvajada, pero él y su esquina verán que meter esos bombazos contra el número 1 del mundo no será tan fácil como fue ante Broner. El Chino va a necesitar un campamento perfecto, sin distracciones.

No se apuesta contra Floyd Mayweather. Es el mejor de todos y por un campo, aún hoy. No es desprecio hacia el Chino recordar que irá muy de punto. En todo caso eso hará mucho más grande aún un eventual triunfo suyo.

No se confirmó todavía el escenario de la pelea. Aunque se descarta que sería el MGM Grand de Las Vegas, surgió el rumor de que se habría considerado el Barclays Center de Brooklyn, lo que sería una novedad. Se esperan también las fechas de la gira de prensa y otros detalles de la promoción.

Mientras, Khan y Broner lo miran por tv.

e.b.

El dueño del reloj

Floyd Mayweather (45-0, 26 KO) es un tiempista dentro y fuera del ring. Aún estira la definición acerca de su próximo rival para la noche del 3 mayo en Las Vegas. Amir Khan (28-3, 19 KO) y Marcos Maidana (35-3, 31 KO), los candidatos.

Si uno se deja llevar por el resultado de la encuesta online en mayweatherpromotions.com el nombre es Khan. Figura con el 57% de los votos contra un 43% del santafesino. Sin embargo, es el único sondeo en el cual el británico se impone por sobre Maidana. Encuestas paralelas en los sitios de ESPN y Ring Magazine reflejan que los fanáticos prefieren como rival de Floyd al “Chino” de Margarita.

Nunca desde el lado de Floyd se dijo que el resultado de su encuesta fuera a ser vinculante. Lo que Amir Khan ganó fue una mesa en Necochea (?). Mayweather pelea con quién quiere, cuándo quiere, dónde quiere y en el peso que él dispone y esas son malas noticias para el pupilo de Virgil Hunter. Cuando “Money” se suba al ring del MGM en mayo, ya habrá pasado un año sin actividad para Khan. Sugestionado por los rumores de que estaba en la mira como rival del mejor libra por libra del mundo, el originario de Bolton rechazó pelear con Devon Alexander en diciembre pasado. No es para menos. Enfrentar a Mayweather implica agarrar el cheque más gordo que vaya uno a ver en su vida y Khan, que venía de actuaciones muy pobres, no quiso saber nada con Alexander. Otra mala noche lo hubiera eliminado para siempre de la ecuación Floyd, entonces, se sentó a esperar. Y ahí está todavía, a las puteadas por twitter, sin ninguna certeza de que vaya a ser el elegido.

.

El tercero en discordia es nuestro Marcos René Maidana. El Chino tuvo un 2013 descollante con la demolición de Josesito Lopez en junio y la paliza a Adrien Broner en diciembre. Su presente lo hace merecedor a la chance de combatir con Mayweather, muy por sobre los activos de Khan. Llega con ritmo y viene de obtener la mejor victoria de su carrera contra un boxeador amiguito de Floyd, lo que podría darle un condimento extra a la promoción de la pelea.

¿Eran Khan y Maidana las alternativas más competitivas? ¿Y Pacquiao? Su nombre nunca estuvo en real consideración. Más allá de los conflictos entre promotoras y señales de tv que hoy tornan imposible a la que sería la pelea más importante de los últimos 30 años, Mayweather seguirá poniendo condiciones excéntricas para que la pelea nunca pueda concretarse. Más allá de los tweets, las provocaciones y el desprecio hacia Bob Arum, el ego de Floyd es muy grande como para dividir cartel y dinero con el único tipo capaz de discutirle quién de los dos dejará mejor legado en el boxeo.

Hay otro argentino, además de Maidana, que también aguarda por el anuncio del rival de Mayweather y es Sergio Martinez. “Maravilla” tiene todo cocinado desde hace un par de semanas para enfrentar a Miguel Cotto, el 7 de junio en Nueva York, pero éste peleón no se haría oficial hasta tanto Mayweather comunique sus planes para mayo. En épocas de guerra fría, nadie quiere quedar opacado por un evento de la competencia. 

e.b.

Confirman revancha Froch/Groves

Carl Froch y George Groves protagonizaron una de las peleas más intensas de 2013 y posiblemente también la más polémica. Ahora se pusieron de acuerdo y habrá revancha, el 31 de mayo en algún estadio inglés a confirmar.

San Valentín las pelotas (?) estos dos no se quieren nada. Se la pasaron durante toda la previa al primer combate boqueándose en cuanto evento se cruzaron, conferencias de prensa y pesaje. Se desprecian con ganas.

Froch es, como dicen los americanos, must-see-tv. Con ese estilo bien camorrero siempre ofrece peleones y hoy por hoy es el boxeador número uno del Reino Unido. Groves es el joven que quiere arrebatarle todo de un saque. Lo que la Cobra de Nottingham le lleva en experiencia, Groves trata de emparejarlo con condición física, frescura y volúmen de golpes.

Cuando pelearon en noviembre de 2013 fue una guerra. Groves arrancó sorprendiendo a todo el mundo cuando sentó a Froch en la lona con una derecha durísima en el primer asalto. Al campeón le costó acomodarse al ritmo de pelea hasta que en el round 9 encontró a Groves con un par de buenas combinaciones. El árbitro Howard Foster, apuradísimo, se metió en medio de las acciones para proteger a Groves, dándole el triunfo por nocaut técnico a Froch. El retador estaba en apuros, cierto, pero no tanto como para que Foster parara el combate. Y para colmo, al ratito, se sabría que las tarjetas de los jueces venían siendo muy buena onda con Froch. Dos de ellas tenían a Groves apenas un punto arriba, cuando la ventaja venía siendo mucho más amplia. Consultados 46 periodistas, todos ellos tenían a Groves adelante con una tarjeta promedio de 78-73.

Así las cosas, Groves apeló el resultado de la pelea ante la FIB y el organismo decretó la revancha obligatoria. Froch podría haberse hecho el boludo, quedarse con el otro título que tiene, el de la AMB, e ir a buscar peleas más redituables (Chavez Jr. en EEUU concretamente) pero la FIB lo benefició con el reparto de la bolsa para la revancha, 85/15, y no pudo negarse.

Falta algo más de tres meses para que vuelvan a subirse al ring pero ya se están agitando y el jueves pasado casi se van a las manos, en un estudio de televisión, durante una entrevista en vivo. “Me sorprendió que aceptara la pelea después de todo lo que le pegué la vez pasada. Voy a entrenarme como para noquearlo en tres rounds” dijo Saint George. Froch por su parte declaró haber subestimado a Groves la primera vez: “No lo respeté como a Bute o Kessler y por eso pude haber perdido, pero no fue así. Esa noche me tiró con todo lo que tiene, hasta con la pileta de la cocina, y sin embargo encontré la manera de recuperarme y ganarle. Que se prepare porque pienso darle una paliza.”

Mientras ellos se chicanean, su promotor Eddie Hearn busca estadio. Con Wembley fuera de alcance por un amistoso entre Inglaterra y Perú la noche anterior, Hearn maneja como opción la cancha del Manchester United o Chelsea, aunque tampoco descarta a Twickenham o el Millenium de Cardiff. “Pienso en grandes estadios donde podamos recibir a unas 80.000 personas. Creo que esta podría ser la pelea más importante en la historia del boxeo en Gran Bretaña” explicó Hearn, quien además agregó: “Fue muy duro llegar a un acuerdo para montar esta revancha porque Carl y George tienen egos muy grandes. Ninguno simpatiza con el otro y la verdad que no se esmeran mucho en ocultarlo.”

e.b.

Presentaron Pacquiao/Bradley II

Con una gira promocional que incluyó Los Angeles, Nueva York y Filadelfia, quedó presentada esta semana la revancha entre Manny Pacquiao (55-5-2, 38 KO) y el invicto campeón Timothy Bradley (31-0, 12 KO). 

Redención. Es lo que van a estar buscando Pacquiao y Bradley el 12 de abril cuando vuelvan a verse las caras en el MGM Grand de Las Vegas. El filipino viene de ganarle cómodamente a Brandon Rios en China, pero se siente como si no hubiera alcanzado para disipar las dudas que planteara la violentísima derrota por nocaut ante Juan Manuel Marquez.

En cuanto a Bradley está muy claro que la primera pelea con Pacquiao no le reportó satisfacciones. Por más que quiera convencer a los fanáticos y a la prensa, nadie cree que haya ganado aquella noche de junio de 2012, salvo él, C.J. Ross y Duane Ford, los dos jurados infames que tarjetearon 115-113 para el desde entonces nuevo campeón welter OMB.

La gira sirvió para cosechar algunas declaraciones interesantes de los protagonistas. El seis veces entrenador del año y Salón de la Fama, Freddie Roach, concede que la fe ha incidido en la trayectoria reciente del Pac Man. “Sé que Manny está muy enganchado con la Biblia. Yo no voy a ganar en una discusión contra la Biblia, pero sé que hay un montón de violencia en ella. Si quiero hacer bien mi trabajo, si quiero que Manny recupere su instinto asesino, necesito mostrarle esas cosas y hacerle ver que la mayoría de las guerras comenzaron por causas religiosas” declaró Roach. Además, agregó: “Creo que esta vez él lo entendió. En sus últimas peleas no recaudó ni cerca la plata que hacía antes y sus números de PPV bajaron drásticamente. Él quiere volver a estar en lo más alto y para eso necesita noquear y lucir impresionante. No alcanza sólo con ganar, la gente necesita volver a ver a Manny Pacquiao noqueando a alguien.”

Ya pasaron más de cuatro años desde la última vez que Pac Man le dio el gusto a Roach. De aquel KO 12 sobre Miguel Cotto a hoy la carrera del filipino tuvo altibajos y un denominador común: se lo nota contenido, tal vez hasta un poco piadoso diría. Como si no quisiera lastimar a sus rivales. Al respecto, Manny le diría a la prensa en NY: “La vez pasada ante Bradley fui demasiado bueno. Ahora pienso terminar lo que empecé y recuperar ese cinturón. Pienso tirar un montón de golpes esa noche, más de los que tiré contra Rios, y conectarlos todos. Él no puede boxearme. Yo voy a ser el agresor.” Al menos es un cambio en el tono de las declaraciones para Pacquiao, queda ver si puede reflejarlo arriba del ring.

Timothy Bradley es un tipo rápido e inteligente que boxea realmente bien. Lo que le falta, lo que necesita y ansía con desesperación es credibilidad. El fallo que le regalaron en la primera pelea lo convirtió, básicamente, en un fraude. No fue su culpa. De hecho ofreció revancha, pero Manny prefirió buscar la cuarta pelea con Marquez. Sin muchas alternativas, Bradley aceptó pelear contra Ruslan Provodnikov, púpilo de Roach y sparring de Pacquiao en el Wild Card Gym. Parecía joda pero no. Bradley ignoró los consejos de su esquina y se fajó mal con el ruso durante doce asaltos. Aquella vez cambió su estilo radicalmente para llamar la atención y lo logró: fue reconocida por casi todo el mundo del boxeo como la mejor pelea de 2013. Casi que terminó de reinventarse a sí mismo cuando, meses más tarde, deslució al mismo Marquez, consiguiendo un triunfo ajustado pero indiscutible. Juntas, esas dos victorias le dieron a Bradley gran parte de la credibilidad que anda buscando. Sabe que para cerrar el círculo necesita ganar convincentemente esta revancha.

“Sé todo sobre Pacquiao, estuvimos juntos sobre el mismo ring y sentí sus mejores golpes. Soy un peleador distinto al que se enfrentó con él la primera vez, más maduro y más inteligente. Esta pelea es una oportunidad para redimirme”, declaró Bradley en la conferencia en Los Angeles. Luego, completó: “Contra Rios, algunos dijeron que peleó con cautela y fue inteligente. Ese no es Pacquiao el que te pasaba por encima y destruía a sus rivales. Sus habilidades todavía están ahí, pero su instinto asesino se fue para siempre. Voy a ganarle otra vez y voy a conseguir el respeto y el reconocimiento que merezco.”

Bradley ha crecido, es cierto, pero todo depende de Pacquiao, de que haga a un lado por un par de meses sus funciones en el congreso y que su despertar religioso no siga condicionando al guerrero. Será determinante que Roach pueda motivarlo durante la preparación, enfocarlo y devolverle el hambre. Bradley va a llegar al 110%, eso dénlo por hecho, quiere esta pelea más que a nada. Apurate 12 de abril.

e.b.

¿A quién le ganaste?

golovkin-adama (11)Tal y cómo se esperaba, Osumanu Adama (22-4, 16 KO) no fue medida para Gennady Golovkin (29-0, 26 KO). Peleando a media máquina, el campeón AMB/IBO tiró tres veces al africano antes de que el árbitro detuviera el combate. Luego, pidió pelear con Sergio Martinez para dilucidar quién es el mejor del mundo en las 160 libras.

Un triunfo que no le suma prácticamente nada a Golovkin. Enfrentando a rivales falopa como Adama, en un restaurant en Montecarlo y sin televisión para los EEUU, no va a conseguir ni la credibilidad que le reclaman sus detractores ni mayor respaldo a la hora de pedir peleas importantes.

Que quede claro que nada de esto es culpa de Golovkin. La categoría medianos ha perdido brillo y a GGG se le van acabando los rivales. Ganarle a Geale no le aportaría mucho a esta altura. Sturm está cómodo en Alemania y uno cree que no va a salir de allá. Murray existe sólo porque las lesiones de Maravilla le abrieron una puerta que no se animó a cruzar. Y Martinez está por cumplir 39 y su única pelea en 2014 la va a hacer con Miguel Cotto. No pretenderán que el argentino decline un combate millonario ante el ídolo boricua, que además podría ser el último de su carrera, nada más que para darle el gusto a Golovkin y a un sector del periodismo.

Se ha instalado que el kazajo es el hombre más evitado en todo el boxeo actual, frase que puede funcionar para la tribuna casual pero que no deja de ser una trampa. Si K2 Promotions, HBO y la prensa que infla desmedidamente a GGG quisieran ofrecerle rivales competitivos, tendrían que convencerlo de que lo mejor hoy sería subir a 168 libras. Allí tiene a Ward, Froch, Chavez Jr, Groves y Bika, entre otros. Pero no. Golovkin, cuyo entrenador dice “puede enfrentar a cualquiera entre 154 y 168 libras”, quiere a Maravilla Martinez, justamente la única pelea que no va a conseguir.

Está bárbaro que Golovkin se mantenga activo y peleando cuatro veces al año, bien por él, pero Adama no es un rival digno de un gran campeón. Si el Canelo, por ejemplo, llegaba a pelear contra un Adama, aunque fuera para salir de perdedor post-Floyd, lo habríamos torturado. En cambio si Golovkin le gana está bien, pasó a alguien duro que nunca había perdido por nocaut. Y se tuvo que ir hasta Monaco para lograrlo porque en EEUU todos le tienen miedo y HBO le niega pantalla. Un disparate manijeado viernes y sábado por Dan Rafael y Steve Kim, dos pesos pesados del periodismo especializado en boxeo que cada vez más seguido se pasan de rosca y operan.

Algo más. El boxeo de Golovkin todavía me genera desconfianza. Viéndolo pelear sobresalen dos virtudes esenciales: potencia y puntería. No descubro nada, GGG ostenta un promedio de efectividad por nocaut más alto que cualquier otro campeón actual (89,66%). La estadística es escalofriante, seguro. Pero todavía no pude verlo contra un boxeador que se le mueva y que jabee más que él. Defensivamente también es una incógnita. Daría la impresión que recibe de más para poder meter sus propios golpes, sabiéndose más fuerte que sus contrincantes, pero no sé cómo respondería ante alguien que tenga velocidad como para anticiparlo y salir limpio de un cruce. Quiero ver si es capaz de hacer ajustes sobre la marcha contra un rival que lo saque de su zona de confort. Saber si, cuando se lo exija, tendrá un plan b.

La última vez que un campeón me generaba dudas parecidas a éstas, Adrien Broner tomó riesgos y se comió una palizota a manos del Chino Maidana. También pienso en Lucas Matthysse, durmiendo gente a lo bestia y haciendo ruido a la par de GGG durante 2013, pero quedándose corto en sus tres citas clave. En fin, ojalá que, más temprano que tarde, aparezcan los desafíos que permitan esclarecer si Gennady Gennadievich Golovkin es todo lo que vienen diciendo o si es puro humo.

e.b.