Con las botas puestas

10300118_821963704499242_5684354502957045859_nMarcos Maidana (35-4, 31 KO) dejó el alma sobre el ring del MGM pero no le alcanzó y Floyd Mayweather (46-0, 26 KO) volvió a ratificar porqué es el número uno indiscutido de este deporte. 114-114, 116-112 y 117-111 las tarjetas; una empate y las otras dos para el ahora campeón unificado CMB/AMB.

Cualquier cosa que se diga sonará a consuelo o conformismo, inevitablemente. El desafío es poner esta actuación de Maidana en el lugar que corresponde.

Hizo lo que pudo el Chino. Y lo que pudo fue más de lo que yo esperaba. Por momentos se plantó de igual a igual contra un genio y dio una pelea competitiva de principio a fin, algo que rivales de Floyd mucho más encumbrados que el santafesino no pudieron ni supieron cómo hacer.

“Contra Broner el Chino ganó tirando 1000 golpes. Para ganarle a Mayweather tenemos que lanzar 1200” decía su entrenador Robert Garcia en la previa. Imposible tirar tanto contra un tipo con la movilidad y la solidez defensiva de Floyd, aunque los números indican que Maidana trabajó y mucho en pos de ese plan de pelea. Según Compubox, el Chino lanzó anoche 858 piñas, entre jabs y golpes de poder. Antes que él, contra Mayweather, Cotto tiró 506, Guerrero 581 y el Canelo 526. O sea, a ojito, Maidana arrojó unos trescientos golpes más que los tres rivales anteriores de Mayweather. El compromiso, o la obligación digamos, de mantenerse activo durante los doce asaltos estuvo ahí y debe reconocerse. En golpes conectados, el Chino los duplicó: metió 221 anoche contra 105, 113 y 117 de aquellos tres. Un dato más: los últimos 11 rivales de Floyd tiraron contra él una media de 45 golpes por round. Maidana anoche promedió 72. Cifras bastante elocuentes.

Salió como una fiera el Chino, metiendo una presión infernal desde la primera campana y sacando manos de todos lados. Priorizó cantidad por sobre claridad y estuvo bien. Otros, contra Mayweather, se pasan los doce rounds buscando meter la piña perfecta y se les va el tren. Después Floyd haría lo de siempre: adaptarse. Le tomó el tiempo al argentino y a partir del séptimo asalto (hasta el sexto yo la tenía 57-57) tomó control de la pelea. Sobre el final, en los rounds de campeonato, Maidana fue a buscarla con lo que le quedaba, mucho amor propio, pero Mayweather ya había puesto piloto automático hacia la victoria.

Floyd Mayweather Jr. v Marcos Maidana

No hay nada que reprocharse. El Chino llegó bien preparado a la noche más importante de su carrera e hizo el mejor combate que podía ante el mejor del planeta. De a ratos obligó a Mayweather a pelear su pelea, física, trabada. Pero es lo que decíamos en la previa, no hay escenario en el que Floyd no se sienta cómodo. El tipo pega en el centro del ring con la misma maestría con que se defiende con el hombro contra las cuerdas. Tiene más experiencia, más resto físico, más velocidad y mucho más talento que Maidana, es tan simple como eso. No hay vergüenza ni deshonra en perder ante el mejor.

Anoche ya se hablaba de una revancha. Para mí el triunfo de Mayweather fue incuestionable y no justifica un desquite, pero después pienso en cuánto mejor que el resto lo hizo el Chino y en quién otro podría darle tanto laburo a Floyd y, francamente, ojalá Marcos tenga una nueva chance. La pelea de anoche no deja ningún indicio de que en una segunda vuelta algo vaya a salir diferente, pero mientras Floyd no se deje de hinchar las pelotas, patee el tablero y salga a buscar a Pacquiao, Mayweather/Maidana 2 está bien para mí, qué querés que te diga.

Floyd está absolutamente intacto. Reflejos, defensa, puntería e inteligencia, todo cero kilómetro. 37 años y ni una señal del paso del tiempo. No existe hoy ningún boxeador en las 140, 147 ó 154 libras que pueda ganarle al “Money”. Volvería en septiembre. Le quedan tres peleas más de contrato con Showtime y después quién sabe. Maidana por su parte tiene muchas opciones de acá para adelante. Revanchas con Khan, Alexander o Broner, también están Porter y Thurman, entre otros. Golden Boy tiene de todo para ponerle al Chino enfrente. Pero primero a descansar un poco, a disfrutar de la familia y de su beba recién nacida. Bien ganado lo tiene.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 TOTAL
Mayweather 9 10 10 9 9 10 10 9 10 10 10 9 115
Maidana 10 9 9 10 10 9 9 10 9 9 9 10 113

e.b.

Rompelo todo, Chino

1888817_10152343070999444_1729726483_oMarcos “Chino” Maidana (35-3, 31 KO) tendrá la oportunidad de su vida éste sábado cuando enfrente al mejor de todos, Floyd “Money” Mayweather (45-0, 26 KO), en el MGM Grand de Las Vegas. Transmiten TV Pública y Combate Space desde las 22h.

Se ganó la chance Maidana, nadie le regaló nada. Primero acá en la Argentina, sorteando obstáculos, partiéndose el alma. Luego en Europa donde conoció la derrota en su primera aspiración mundialista. Más tarde en EEUU, abriéndose paso a puro nocaut hasta el batacazo, título e invitación al ring más importante del mundo (con perdón del Garden) para desafiar al mejor. No fue fácil el camino para el Chino, con varios cambios de entrenador, con reveses y algún bajón, pero al final lo logró, llegó a la noche y al cheque que persiguen todos.

Se ha repetido mucho en estas semanas que, frente a Mayweather, Maidana tiene eso que se conoce como “la oportunidad del noqueador”. Que sus chances pasan por embocar una piña que le abra el camino a la victoria. Una. Y puede ser que así sea, la pegada es definitivamente su mayor capital, aunque yo personalmente creo que sus posibilidades pasan por otro lado. Mayweather nunca peleó contra un cabeza de tacho, dicho esto con todo respeto (?). Maidana tiene algo que no tuvo ninguno de los rivales de Floyd desde que éste es una mega estrella: la cuota justa de inconciencia, de no importarle bien frente a qué y a quién está, como para ir al frente sin perderse entre los juegos mentales, el magnetismo y el respeto que Mayweather impone.

Floyd ha tenido enfrente a grandes rivales. Fue vivo también esquivando a otros, como Margarito, Paul Williams o, por supuesto, Manny Pacquiao. Saber elegir contra quién y cuándo no es un detalle menor y es uno de los muchos beneficios que le otorga su posición de número uno indiscutido. “Quiero al Canelo, lo quiero ahora antes de que él mejore y yo envejezca y lo quiero dos libras por debajo de su peso” pudo haber sido una charla previa entre Mayweather y su gente el año pasado, antes de firmar para enfrentar al mexicano en la pelea más taquillera de todos los tiempos. Bien por él que puede imponer sus condiciones y minimizar riesgos, pero su legado se resiente. A Floyd, con 45 combates encima, todavía le falta algo, una pelea distintiva, una guerra, algo que quizás Maidana sea capaz de proveerle. Mayweather puede ganar el sábado y retirarse el domingo si quiere. O seguir un poco más y pasar las 49-0 de Rocky Marciano. Pero si no deja algo perdurable, un recuerdo más que su talento, el invicto, la guita y las excentricidades, todas las semblanzas que se hagan sobre él en un futuro van a venir con un “pero” enorme.

883255_10150359346864963_530410953_o

No es fácil sopesar las chances concretas del Chino, ya no hablando de lo intangible, sino de lo estrictamente boxístico. Esto sucede por una razón que tiene nombre y apellido: Robert Garcia. Maidana encontró en él a un entrenador hecho a su medida y bajo su tutela el santafesino dio un vuelco sorprendente, ganando juntos 4 de 4 pero ante todo superándose física y técnicamente en cada pelea. García no le aplacó el instinto asesino al Chino, sólo le dio herramientas con las que Marcos antes no contaba. Ahora corta mejor el ring, usa el jab con efectividad, mejoró en defensa y tiene más aire. Viene de molerlo a palos a Adrien Broner, pero el jetón de Cincinatti es apenas una copia fallada de su amigote Mayweather, un doppelgänger, como el Superman Bizarro (?). Puede suponerse que a Maidana no le alcance con “sólo” repetir aquella actuación espectacular para quebrar a Floyd. Para dar una pelea competitiva necesitará superar otra vez su propio techo, haber hecho un gran campamento en Oxnard y ser más intenso, rápido y agresivo que nunca.


LEER TAMBIÉN

Matthysse: Prueba de carácter


Hasta acá nadie supo cómo ganarle a Mayweather. 44 tipos con sus respectivos entrenadores ya fracasaron por no encontrarle la vuelta a su talento, velocidad y defensa. ¿Cómo ganarle a un genio que se siente igual de cómodo pegando en el centro del ring que defendiéndose en una esquina? Se supone que la clave pasa por ser constante en la presión y no quedarse. Inevitablemente él va a meter sus golpes, va a entrar y salir como un fantasma, va a cancherear, pero en la perseverancia y en mantenerse enfocado durante la cacería debe estar el secreto. José Luis Castillo fue quien mejor le peleó. “El Temible” no se achicó, trabajó mucho y de a ratos impuso su oficio ante un Mayweather que todavía estaba un toque verde. No le dieron el triunfo pero Castillo fue el único que forzó una revancha. De la Hoya, Mosley, Cotto, ellos tuvieron sus momentos fugaces ante Floyd. Pero les faltó resto físico, variantes y mentalidad. Ahí marca la diferencia Mayweather, lee a sus rivales como si fueran una revista y hace pequeños ajustes sobre la marcha que le permiten desarmar al que tiene enfrente, sacarle todo lo bueno. Al final terminan deslucidos, persiguiéndolo con resignación y cansancio.

1233414_10150328516674963_456038351_n

“Todos vienen ante mí con un plan”, explicaba Floyd el miércoles en la última conferencia de prensa antes de la pelea. “Salir a buscarme, presionar, pegarme en la cadera, en una pierna, o un cabezazo, pero al final siempre encuentro la manera de ganar. Dicen, tal tipo es súper rápido, o éste otro tiene un buen gancho de derecha, cuidado con éste que es zurdo, o aquel tiene una muy buena defensa, pero al final siempre encuentro la manera de ganar. El sábado a la noche también encontraré la manera de ganar.” Confiadísimo Mayweather, como siempre. A los 37 está intacto y no muestra ni un indicio de retroceso. La sensación es que si el Chino no logra hacer algo dramático que le cambie el curso a la pelea en los primeros asaltos, después, contra un Floyd adaptado, se le puede hacer muy cuesta arriba.

Carlos Baldomir no pudo ante Mayweather en 2006. Al Zurdo Vasquez no le alcanzó con tirar a Pernell Whitaker en 1995 y relegó el título súper welter que había defendido diez veces. Antes, Martillo Roldán se rindió contra Marvin Hagler, año 84. Nunca uno de los nuestros pudo frente al mejor de su época. Contra todos los pronósticos, Marcos René Maidana tendrá en sus puños la chance de escribir, éste sábado por la noche, una de las página más gloriosas en la historia del deporte argentino. Ni más ni menos. Vamos Chino, mierda.

En la misma velada, Golden Boy y Mayweather Promotions anuncian tres combates más que completan la cartelera más costosa de la historia, según dicen. Abrirán J’Leon Love (17-0, 10 KO) y Marco Antonio Periban (20-1-1, 13 KO) a diez asaltos en súper medianos. A continuación, Adrien Broner (27-1, 22 KO) baja de categoría y hace su debut en las 140 libras luego de dos peleas en welter, una descolorida ante Paulie Malignaggi y la paliza frente a Maidana. Broner va contra Carlos Molina (17-1-1, 7 KO) que viene de estar parado quince meses. Desastre, un regalito para que “The Problem” vuelva al triunfo sin dramas. Ojalá que cuando gane le pregunten por Matthysse. Por último, Amir Khan (28-3, 19 KO) y Luis Collazo (35-5, 18 KO) sí es un semifondo atractivo. Khan estuvo cerca de ser quien enfrentara a Mayweather esta misma noche pero sus últimas actuaciones le bajaron el precio y se quedó con las ganas, haciendo berrinches por twitter. Es una incógnita cómo responderá su mandíbula de cristal ante un peso welter curtido como Collazo, que llega con la confianza al palo tras haber ganado sus últimas cuatro peleas y noquear a Victor Ortiz en enero en sólo dos rounds.

5-2-14 FS1 Letterhead (updated 4-23-14)

Previo a todo esto, el viernes por la noche en el Hard Rock de Las Vegas y con transmisión de Fox Sports desde las 23h, el bonaerense Jesús Cuellar (23-1, 18 KO) combatirá a doce asaltos ante el californiano Rico Ramos (23-3, 12 KO), como aperitivo de lo que ocurrirá el sábado. Como Maidana, Cuellar también es pupilo de Robert García en Oxnard y estará exponiendo por primera vez su cinturón pluma interino de la AMB, entidad que tiene no uno ni dos sino tres campeones diferentes en las 126 libras. Una aberración.

e.b.