Corran a los chicos del televisor

matthysseprovEste sábado por la noche en Verona, Estado de Nueva York, Lucas Martín Matthysse (36-3, 34 KO) y Ruslan Provodnikov (24-3, 17 KO) subirán al ring para protagonizar la segunda pelea más esperada por los fanáticos del boxeo en 2015. Transmiten TV Pública desde las 21h y Combate Space a partir de las 22:45h.

Seguramente el Turning Stone Casino no tenga el lujo de un MGM Grand, ni la mística reciente del StubHub de Carson, pero al fin y al cabo eso importa poco cuando tenés a dos boxeadores como La Máquina argentina y el Rocky de Siberia que no se guardan nada y van camino a matarse a bombazos. Vienen de protagonizar las últimas dos peleas del año, Matthysse en abril de 2014 cuando noqueó a John Molina en once asaltos y Provodnivov en 2013, una noche en la que le pegó muchísimo a Tim Bradley pero no le alcanzó para ganar en las tarjetas de los jueces.

Al ruso no parece caerle del todo mal el rol de probador. Ciertamente es un peleador durísimo, pero no tiene material para campeón del mundo en las 140-147 libras por más devaluada que esté esa denominación hoy en día. Matthysse, en cambio, tiene talento. Pero a veces con eso no alcanza. Permítanme insistir con que al argentino le falta un plus que podría habérselo dado adquirir el hábito de entrenar en Estados Unidos, con una esquina más profesional, en un gimnasio mejor, con sparrings más exigentes y con la prensa más cerca. Un sacrificio que a Marcos Maidana le redituó reconocimiento y dos peleas millonarias ante Floyd Mayweather. Con 32 años de edad, no parece que Matthysse esté dispuesto a hacer ese cambio de vida ahora. Así, achatado, Lucas puede ganar o perder contra cualquiera. Una victoria ante Provodnikov seguramente implicaría una continuidad de las condiciones de trabajo actuales. Una derrota, en cambio, podría ubicarlo más cerca del retiro que de replantearse estas cosas.


LEER TAMBIEN

Top 20 libra por libra — abril/2015


Hace algunos meses Oscar De La Hoya decidió recuperar el control de su compañía Golden Boy Promotions. Afectado por su adicción a las drogas, De La Hoya había dejado todo al comando de su CEO y mano derecha, Richard Schaefer. Durante ese tiempo, Schaefer se acercó demasiado al manager de boxeadores Al Haymon y, con carpa, desmontaron todo el armado de Golden Boy, dejando que se vencieran los contratos de sus boxeadores más importantes y tomándolos Haymon para su establo. De La Hoya volvió, tomó la iniciativa vía abogados y obtuvo la renuncia de Schaefer más una compensación económica grosa por la pérdida de los derechos promocionales de Danny Garcia, Keith Thurman, Amir Khan, Leo Santa Cruz, Marcos Maidana, Adrien Broner, Robert Guerrero, Deontay Wilder y muchísimos otros. Pensando en la reconstrucción, a De La Hoya sólo le quedaron dos caras de las importantes: Canelo Alvarez y Lucas Matthysse. Así de valioso es hoy el chubutense para el futuro de De La Hoya, quien estuvo en Buenos Aires días atrás dando entrevistas pero ante todo haciéndole el aguante a su pollo.

El pronóstico es reservado. Provodnikov es un boxeador brutal, va para adelante con fiereza, pega fuerte y tiene aguante. Peligrosísimo. Ahí sus virtudes. ¿Sus defectos? No tiene defensa, es siempre frontal, tira casi todo arriba y si no encuentra la pelea se frustra y se desinfla. Matthysse tiene las herramientas para ganarle al ruso pero para eso necesita ser inteligente y no tentarse con ir al intercambio de piñas, tratar de boxear un poco más y sacar partido de su técnica, superior a la de Provodnikov. Si está en buena condición física y se mantiene enfocado, Matthysse debería poder sortear este desafío, despejar algunas dudas que quedaron de aquella pelea con Molina y ponerse a soñar con algo más grande. Ya le colgaron el cartelito de “combate del año” antes de que suene la campana, con ocho meses y medio más de boxeo por delante y con Mayweather/Pacquiao acá nomás. Ojalá la pelea sobreviva a semejante expectativa.

Chavez-Fonfara-Banner

En simultáneo, en la otra punta de los Estados Unidos, en California, Julio Cesar Chavez Junior (48-1-1-1sd, 32 KO) vuelve a trece meses de su última pelea, con nuevo promotor, nuevo canal de televisión, nuevo entrenador y los mismos malos hábitos de siempre. Tendrá enfrente a un rival bravo, el polaco Andrzej Fonfara (26-3, 15 KO) que hace poco menos de un año le dio mucho trabajo al campeón medio pesado Adonis Stevenson. No, Fonfara no es Golovkin, Chavez le rajó a la posibilidad de enfrentar al kazajo por mucha plata el año pasado en un arrugue imperdonable. Sin tele para Argentina, a mirarla de reojo por internet mientras dure Matthysse/Provodnikov.

e.b.

Anuncios

Súper sábado

Marzo arranca con cuatro peleas grosas éste sábado: Burns/Crawford, Stieglitz/Abraham, Salido/Lomachenko y Chavez/Vera.

Primer turno. Terence Crawford (22-0, 16 KO) hace la más difícil: deja los semifondos televisados de HBO con rivales falopa para ir a buscar el título lígero al patio de Ricky Burns (36-2-1, 11 KO), Glasgow. Crawford toma riesgos en el momento preciso en que su carrera comenzaba a achatarse, luego de aburrir y juntar silbidos en octubre pasado, en la antesala al regreso de Miguel Cotto. Como sea, pareciera que Burns no puede perder en Glasgow y eso que 2013 fue un año chivo para él. En mayo ganó por abandono una pelea que venía perdiendo contra José González y en septiembre sobrevivió diez rounds con la mandíbula rota ante el mexicano Raymundo Beltrán y los jueces le regalaron un empate, derechito al top 3 tongos del año. Crawford es mejor que Burns en todo, pero es Escocia y puede pasar cualquier cosa. Pronóstico reservado. Sin TV.

Robert Stieglitz (46-3, 26 KO) y Arthur Abraham (38-4, 28 KO) ya pelearon dos veces. En 2012 el armenio ganó por puntos en fallo unánime. El año pasado Stieglitz se tomó revancha, le cerró un ojo en cuatro rounds y Abraham no pudo seguir. Quedaron 1-1. Fuera del radar de Ward y Froch, hicieron números y vieron que lo que más les convenía era hacer la tercera. Stieglitz expone su título súper mediano OMB y es favorito a retenerlo. Va por TyC desde las 17h.

Por la noche, doble cartelera desde el Alamodome de San Antonio. Primero, Vasyl Lomachenko (1-0, 1 KO) de Ucrania, doble oro olímpico, irá por un título en su segunda pelea profesional. Enfrente suyo estará Orlando “Siri” Salido (40-12-2, 28 KO) que dejó vacante la corona ayer por no poder dar el peso. Lomachenko, récord de 396-1 en amateurs, es un talento impresionante, pero Salido es un hueso duro de roer. Una buena medida para descubrir si el ucraniano está listo para la exigencia del profesionalismo.

A continuación, Julio Cesar Chavez Jr (47-1-1, 32 KO) y Bryan Vera (23-7, 14 KO) volverán a enfrentarse luego del mamarracho de septiembre/2013. Aquella vez Chavez, que volvía de una suspensión por positivo de marihuana, primero postergó la pelea por un corte en una ceja durante sus entrenamientos, luego se pasó largamente del peso acordado y terminó pagándole a Vera 250.000 dólares para que el combate no se cayera. Superadas las idas y vueltas, el tejano fue más que El Hijo de la Leyenda sobre el ring pero en las tarjetas fue despojado de lo que debió haber sido, mínimo, un empate. Para esta revancha, según se supo, Junior se tomó la preparación muy en serio. De ser así, el mexicano podría ser más de lo que Vera puede manejar y quedaría bien posicionado para una pelea grosa en la segunda mitad del año. Aunque con Chavez, ¿quién sabe? Televisa Golden desde las 23:30.

Además, Erica Farías (18-0, 9 KO), hoy la segunda mejor boxeadora libra por libra de nuestro país, sólo detrás de Marcela Acuña, hará una defensa livianita de su título lígero del CMB frente a la salteña Eugenia López (8-7-2, 0 KO), habitual perdedora pero con roce. Debería ser una práctica para La Pantera, que ya tiene todo cocinado para pelear el 20 de abril con la belga Delfine Persoon (28-1, 13 KO) en lo que sería la pelea más importante de su carrera. Transmite TyC Sports desde las 23h.

e.b.

Lo que viene

Recién se está yendo enero pero ya se puede ir palpitando lo que será el primer semestre del año con las vueltas de Chavez, Canelo, Pacquiao, Mayweather, Maravilla y Cotto, entre otros. Así iría la cosa:

  • 1º de marzo: Chavez Jr vs. Bryan Vera II

Photo Credit: Chris Farina/ Top Rank

Marzo arranca con la reaparición del gordito malcriado de Sinaloa, Julio Cesar Chavez Jr. El hijo de la leyenda viene de dejar la peor imagen posible contra Vera. Primero pidió postergar el combate por un corte en una ceja durante la “preparación”. Una vez reprogramado, Bob Arum tuvo que volver a negociar el peso pactado, de 162 a 168 libras. Luego, la semana previa a la pelea fue una locura de rumores de que Chavez tampoco iba a poder cumplir con el peso límite de los súper medianos. Terminó todo a las corridas, 24 horas antes, teniendo que pagarle un plus a Vera para que aceptara subir a 173 libras. La pelea salió buenísima, se mataron a piñas, y aunque el texano hizo lo suficiente como para ganar, los jueces lo bolsiquearon y le dieron el triunfo unánime a Junior. Ojalá esta revancha salga tan entretenida como la primera. Atención al semifondo: el ucraniano y doble oro olímpico Vasyl Lomachenko, con sólo una pelea profesional en su haber, va por el título pluma OMB de Orlando “Siri” Salido.

  • 8 de marzo: Canelo Alvarez vs. Alfredo Angulo

Photo Credit: Esther Lin/ Showtime

Los dos vienen de perder feo. El Canelo bailó doce asaltos con el mejor de todos. Agarró el cheque más lindo de su vida, pero la poca credibilidad que había cosechado ante rivales acabados o inflados medio que se le fue al tacho. El Perro, en cambio, la venía llevando contra Erislandy Lara pero una piña bien puesta del cubano lo arruinó y a Angulo, duro como es, no le quedó otra que abandonar. Ambos necesitan salir de perdedores pero el Canelo no tiene margen de error, es ganar o ganar. Completan una cartelera tremenda en el MGM: Santa Cruz vs. Mijares, Panterita Figueroa vs. Ricardo Alvarez, Carlos Molina vs. Jermall Charlo y Nihito Arakawa vs. Jorge Linares.

  • 12 de abril: Tim Bradley vs. Manny Pacquiao II

Tendría que haber sido una revancha inmediata después del robo en la primera pelea. Pacquiao ganó a los ojos de todo el mundo en junio/2012 salvo para los dos jueces delirantes que le dieron la decisión y el título a Bradley. Acto seguido, Manny se comió el nocaut de su vida en la cuarta pelea con Márquez y se tomaría casi un año de descanso antes de volver para apabullar durante doce asaltos a Brandon Rios. Por su parte, Bradley iba a salir perjudicado de aquella “victoria” ante Pacquiao. La gente lo despreciaba, el tipo era un fraude. Decidió tomar riesgos y peleó irracionalmente contra Ruslan Provodnikov, pensando sólo en dar espectáculo y recuperar adeptos. Le salió bárbaro, fue la pelea del año. Cuando meses más tarde le ganó por puntos ajustadamente a Marquez en Las Vegas terminó bien posicionado en todas las discusiones para boxeador del año. Se reinventó a sí mismo. Cuando vuelvan a verse las caras en abril, uno, Bradley, va a pelear por el cachito de reivindicación que le falta. El otro, Pacquiao, para disipar dudas y mantener encendida la ilusión de una pelea imposible con Floyd Mayweather.

  • 3 de mayo: Floyd Mayweather vs. ?

“Money” sigue estirando la definición sobre su próximo rival. Hasta hoy sólo trascendió que el nombre no sale del británico Amir Khan o nuestro Marcos Maidana. En realidad Khan no hizo ningún mérito especial en los últimos tres años como para tener la chance de pelear contra el mejor de todos. Pero su apellido en el cartel al lado del de Floyd aportaría más platita que el del Chino. Y también menos riesgos. A la espera de confirmación.

  • 7 de junio: Miguel Cotto vs. Sergio Martinez

cotto_martinez1

Las negociaciones llegaron a buen puerto y sólo falta el anuncio oficial. Es la única pelea de todo este repaso que resiste cualquier pronóstico. Demasiadas incógnitas, sobre todo del lado del argentino. Sus lesiones, cómo y dónde va a entrenar, si lo hará a pleno en Oxnard como en sus mejores épocas o en Madrid entre algodones como la última vez. En cuanto a Cotto, algunos reparos sobre su adaptación a las 160 libras. Dos años atrás Maravilla lo rompía todo; hoy el quilmeño no llega bien. Cotto lo sabe y por eso rechazó diez millones por un duelo con el Canelo con tal de enfrentar a un Martinez vulnerable ahora. Su sociedad con Freddie Roach parece haberle devuelto el hambre y lo impulsa una motivación extra: la oportunidad de ser campeón en cuatro divisiones diferentes, algo inédito en la historia del boxeo de Puerto Rico.

e.b.