Previa: Crawford/Gamboa

10354681_10152681441888243_5836396879752988550_nEn pleno mundial de fútbol soccer (?) el boxeo se calma un poco y baja su oferta. Éste sábado Terence Crawford (23-0, 16 KO) va a exponer de local y por primera vez su cinturón ligero de la OMB ante El Ciclón de Guantanamo, Yuriorkis Gamboa (23-0, 16 KO). Choque de invictos en Omaha, Nebraska.

Las 135 libras serán una categoría cargada de historia y tradición, eso ni hablar, pero en los últimos años perdió mucho lustre. Los Whitaker, Shane Mosley, José Luis Castillo y Juan Manuel Márquez ya no están. Esta dejó de ser una división atractiva para convertirse en un mero escalón hacia los cheques de siete cifras. Un ejemplo clarísimo de esto es Adrien Broner. Entre noviembre/2012 y febrero/2013 el jetonazo de Cincinatti hizo sus únicas dos peleas en peso ligero para cuatro meses más tarde saltar dos divisiones de un tirón, hasta welter. Por plata, claro. Muy bien que digamos no le salió, pero esa es otra historia.


LEER TAMBIEN

Ranking p4p actualizado – Julio/14


Crawford y Gamboa seguramente sean los dos mejores boxeadores “puros” dentro de las 135 libras. Por pureza entiéndase bodrio mal riqueza técnica. Crawford usa bien el ring, es preciso en ataque y súper elusivo cuando se defiende. Por su parte Gamboa, medalla de oro para Cuba en Atenas 2004 y desertor dos años más tarde, es un gran talento que nunca terminó de explotar por distintas razones. Rápido de manos y de reflejos y con buena pegada, pero también con un mentón altamente frágil y sin la explosión que lo caracterizó dos divisiones más abajo, en peso pluma. En Gamboa conviven un boxeador que puede ser electrizante o –la mayoría de las veces– indiferente. Pese a esto aún hoy quedan algunos foquistas (?) inflándolo, a él, a Rigondeaux y a Lara, y rindiendo culto a la escuela cubana de boxeo. Zurditos con cablemódem, compañeros (?).

Llega mejor Crawford, esto es innegable. Cara de nada total, T.C. es una apuesta a futuro de Top Rank y HBO que necesitaba un cinturón para ser vendible. Y lo consiguió en marzo pasado de la manera más difícil, yendo a buscar el título a la casa de Ricky Burns, en Glasgow, donde tenés que pegarle dos tiros en la frente para que los jueces te den ganador. Crawford dominó al escocés y consiguió algo de la legitimidad y el respeto que precisaba. Hoy parece listo para sumar un apellido con más peso a su récord. Acá entra Gamboa.

La carrera del cubano es un desastre. Pesimamente manejado por SMS, la promotora del inexperto rapero 50 Cent. Gamboa quedó implicado en el escándalo de doping de la clínica Biogenesis que suministraba esteroides a deportistas de élite. El affaire se llevó puesto, entre otros, al tercera base de los NY Yankees, Alex Rodriguez, quien fue suspendido y sin salario por 162 partidos (unos 36 millones de dólares). Yuriorkis zafó porque en el boxeo las reglas y los controles son mil veces más laxos que en las Grandes Ligas. Su nombre figuraba en los archivos de Biogenesis, pero como Gamboa nunca dio positivo de ninguna sustancia prohibida, listo, siga siga. Además, como en boxeo no existe una federación madre que pueda actuar de oficio, una FIFA, una NBA, una AFSCA (?), todo quedó en la nada. Una joda que le come credibilidad al deporte y deja abierta una ventana de par en par para que se cuelen detractores y abolicionistas. Me fui por las ramas.

Vuelvo. Los últimos tres años en la carrera de Gamboa son como para meterlos en una bolsa y descartarla ahí en el CEAMSE de Colegiales (?). Peleó poco y mal (hizo apenas dos combates en los últimos treinta meses), anduvo detenido por fajar a la madre de sus hijos y, dependiendo del caso, no pudo o no quiso cerrar combates contra Brandon Rios, Juanma López y Mikey Garcia. Hoy ir y pelearlo a Crawford en la casa de éste parece una jugada a “plata o mierda”. El norteamericano es un rival ordenado, consistente, con ventajas de alcance de brazos, que llega motivado, con ritmo y físicamente al máximo. Imagino una pelea competitiva, accidentada y difícil para tarjetear, donde al final la inactividad que trae Gamboa será determinante. El pronóstico: Terence Crawford por puntos en fallo unánime. 

e.b.

Súper sábado

Marzo arranca con cuatro peleas grosas éste sábado: Burns/Crawford, Stieglitz/Abraham, Salido/Lomachenko y Chavez/Vera.

Primer turno. Terence Crawford (22-0, 16 KO) hace la más difícil: deja los semifondos televisados de HBO con rivales falopa para ir a buscar el título lígero al patio de Ricky Burns (36-2-1, 11 KO), Glasgow. Crawford toma riesgos en el momento preciso en que su carrera comenzaba a achatarse, luego de aburrir y juntar silbidos en octubre pasado, en la antesala al regreso de Miguel Cotto. Como sea, pareciera que Burns no puede perder en Glasgow y eso que 2013 fue un año chivo para él. En mayo ganó por abandono una pelea que venía perdiendo contra José González y en septiembre sobrevivió diez rounds con la mandíbula rota ante el mexicano Raymundo Beltrán y los jueces le regalaron un empate, derechito al top 3 tongos del año. Crawford es mejor que Burns en todo, pero es Escocia y puede pasar cualquier cosa. Pronóstico reservado. Sin TV.

Robert Stieglitz (46-3, 26 KO) y Arthur Abraham (38-4, 28 KO) ya pelearon dos veces. En 2012 el armenio ganó por puntos en fallo unánime. El año pasado Stieglitz se tomó revancha, le cerró un ojo en cuatro rounds y Abraham no pudo seguir. Quedaron 1-1. Fuera del radar de Ward y Froch, hicieron números y vieron que lo que más les convenía era hacer la tercera. Stieglitz expone su título súper mediano OMB y es favorito a retenerlo. Va por TyC desde las 17h.

Por la noche, doble cartelera desde el Alamodome de San Antonio. Primero, Vasyl Lomachenko (1-0, 1 KO) de Ucrania, doble oro olímpico, irá por un título en su segunda pelea profesional. Enfrente suyo estará Orlando “Siri” Salido (40-12-2, 28 KO) que dejó vacante la corona ayer por no poder dar el peso. Lomachenko, récord de 396-1 en amateurs, es un talento impresionante, pero Salido es un hueso duro de roer. Una buena medida para descubrir si el ucraniano está listo para la exigencia del profesionalismo.

A continuación, Julio Cesar Chavez Jr (47-1-1, 32 KO) y Bryan Vera (23-7, 14 KO) volverán a enfrentarse luego del mamarracho de septiembre/2013. Aquella vez Chavez, que volvía de una suspensión por positivo de marihuana, primero postergó la pelea por un corte en una ceja durante sus entrenamientos, luego se pasó largamente del peso acordado y terminó pagándole a Vera 250.000 dólares para que el combate no se cayera. Superadas las idas y vueltas, el tejano fue más que El Hijo de la Leyenda sobre el ring pero en las tarjetas fue despojado de lo que debió haber sido, mínimo, un empate. Para esta revancha, según se supo, Junior se tomó la preparación muy en serio. De ser así, el mexicano podría ser más de lo que Vera puede manejar y quedaría bien posicionado para una pelea grosa en la segunda mitad del año. Aunque con Chavez, ¿quién sabe? Televisa Golden desde las 23:30.

Además, Erica Farías (18-0, 9 KO), hoy la segunda mejor boxeadora libra por libra de nuestro país, sólo detrás de Marcela Acuña, hará una defensa livianita de su título lígero del CMB frente a la salteña Eugenia López (8-7-2, 0 KO), habitual perdedora pero con roce. Debería ser una práctica para La Pantera, que ya tiene todo cocinado para pelear el 20 de abril con la belga Delfine Persoon (28-1, 13 KO) en lo que sería la pelea más importante de su carrera. Transmite TyC Sports desde las 23h.

e.b.