Podcast Ep. 32 | Post: Canelo/GGG

Anuncios

Golovkin, a la conquista del oeste

Golovkin-Rubio-Poster1Gennady Golovkin (30-0, 27 KO) irá por su 18vo. nocaut consecutivo éste sábado por la noche cuando enfrente al mexicano Marco Antonio Rubio (59-6-1, 51 KO) en el StubHub Center de Carson, California, con entradas agotadas. Será la primera presentación del kazajo en la costa oeste de EEUU, para seguir abriendo mercados mientras espera a rivales consagratorios.

GGG es el noqueador más tremendo de la actualidad y el “Veneno” Rubio un veterano incapaz de empardar a Golovkin en ninguna asignatura. La única historia que importa en torno a este combate es por qué Golovkin pelea con Rubio y no con un boxeador que esté a su nivel.

Las 160 libras son hoy por hoy el más perfecto ejemplo del zafarrancho que vienen protagonizando los cuatro organismos rectores más importantes. Por caso la AMB acredita tener 3 campeones mundiales de peso mediano. Tres. La misma entidad. Simultáneamente. Un campeon regular (Danny Jacobs, norteamericano), un campeón interino (Dmitry Chudinov, ruso) y un súper campeón (Golovkin). El que no conozca esta información, inútil por cierto (no usted, la información), debería buscarla en cualquier otro lado menos en la página web de la AMB. Su sección “actuales campeones” figura constantemente “en construcción, por favor regrese más tarde”. Suena lógico.

Cuantos más cinturones haya en juego, más plata recaudan los organismos por sancionar peleas. Por eso tenemos campeones regulares, interinos, en receso, súper campeones, campeones eméritos, de plata, de diamante, internacionales, defensas opcionales, retadores mandatarios, peleas que van a subasta, y tantas variantes más. Y al periodismo vernáculo le encanta darle validez a ese descontrol, reconocer todos esos títulos falopa y pasarse transmisiones enteras leyendo planillas de boxrec.

Hace apenas una semana Sam Soliman expuso (y perdió) su cinturón contra Jermain Taylor, un boxeador ya lejos de su mejor momento, con diagnóstico de derrame cerebral en 2009 y una fianza por balear a su primo. Fue la FIB, varias veces señalada como la más seria de todas estas entidades, la que autorizó ese absurdo por un título a instancias del todopoderoso asesor de Taylor, Al Haymon, el mismo que forzó a otro de sus representados, Peter Quillin a declinar un cheque de 1.4 millones de dólares de la promotora Roc Nation del rapero Jay-Z por una pelea con el ruso Matvey Korobov y dejar vacante el cinturón OMB. No hay onda entre Z y Haymon y a Kid Chocolate le tocó pagar los platos rotos, renunciando al título y a la que hubiera sido la bolsa más grosa de toda su carrera. Insólito.

Rubio llega a la pelea con Golovkin siendo campeón interino del CMB. Una aberración cuyo origen se remonta a febrero/2012, cuando el Veneno cayó por puntos ante Julio César Chavez Jr en el Alamodome de San Antonio. Aquella noche, la Comisión Atlética de Texas no realizó los controles antidoping correspondientes. Rubio protestó y llevó su reclamo hasta las últimas instancias. Y al Consejo, que no le dio cabida por ser un boxeador que no vende nada, no le quedó otra que ceder y darle al mexicano una nueva chance por un título, interino en este caso, contra el italiano Domenico Spada. El combate se llevó a cabo en abril de este año en Mexico y el Veneno ganó por KO 10. Hoy viernes, Rubio acaba de perder esa “corona” en la balanza. Acusó casi dos libras por encima del límite y decidió evitar el sacrificio de seguir cortando peso a cambio de un descuento en su cheque. Fijate cuánto le importaba el título.

Listo el pataleo, volvamos a Golovkin. Medallista de plata en Atenas 2004 y sólida carrera amateur. Debutó en Estados Unidos en 2012 y desde entonces su promotora K2 y la señal HBO vienen trabajando intensamente en el armado de su carrera. Y GGG cumple. Entrena a morir arriba de una montaña, aprendió el idioma para venderse mejor y, lo más importante, noqueó en todas sus presentaciones televisadas. Nada hace presumir que Rubio vaya a ser el que le corte esa racha. El mexicano es un boxeador durable pero ni siquiera la presencia de Robert García en su rincón puede darle la disciplina táctica ni la mentalidad que necesita para sobrevivir doce rounds contra esa tromba que es el pupilo de Abel Sanchez. Más temprano que tarde, Rubio, inevitablemente, va a terminar cayendo en las trampas de Golovkin.

golovkin-rubio-final-press-conf-02-photo-by-naoki-fukuda

Preguntábamos al principio, ¿por qué Rubio? Y la respuesta sale fácil, porque no había otro. El campeón indiscutido de las 160 libras, guste o no, se llama Miguel Cotto. Se ganó ese reconocimiento retirando a un Maravilla Martinez rengo y mal preparado en el Madison Square Garden, hace cuatro meses y medio. Cotto nunca esquivó a nadie, pero él ahora maneja sus tiempos y sus tiempos no son precisamente los de Golovkin. Todo indica que Cotto se verá las caras con Saúl “Canelo” Alvarez en mayo/2015, una megapelea que podría vender arriba de un millón de abonos de PPV. Mientras tanto, el kazajo deberá saciar su hambre en otra parte. ¿Chavez? Boludeando en su casa, discutiendo su contrato con Top Rank que le ofrecía 7 millones para pelear con GGG. ¿Quillin? Es del establo de Al Haymon y como tal está prohibido en la pantalla de HBO, lo mismo que Taylor y Jacobs. ¿Andre Ward? Éste sí tiene la técnica como para boxear a Golovkin, pero igual que Chavez, está a las patadas con su promotora y por eso peleó apenas dos veces desde que le ganó la final del Super Six a Carl Froch, en diciembre/2011. Se le acaban las opciones a Gennady y, en algún punto, imagino, ya debe sentirse frustrante no poder revalidar las expectativas de la prensa y de los fanáticos ante rivales de fuste. ¿Cómo van a hacer HBO y K2 para mantenerlo activo y motivado a este ritmo de 3-4 combates por año hasta que Cotto o Canelo puedan/quieran subir a un ring con él? La tienen jodida, sin dudas, aunque no tanto como Rubio éste sábado a la noche.

Atentos a la previa. El StubHub Center tiene mística de ser escenario de peleones y Nonito Donaire (33-2, 21 KO) versus Nicholas Walters (24-0, 20 KO) promete de verdad. En el último tiempo la división de los plumas (126 libras) se cargó al mango de buenos nombres con Lomachenko, Mares, Gradovich y Jhonny Gonzalez, entre otros. Donaire, elegido boxeador del año en 2012, es un tremendo talento que desde que perdió por puntos con el ultra técnico cubano ultra embole Guillermo Rigondeaux en abril/2013 se lo ve desenfocado. Walters no es joda, pega duro, es fuerte, tiene hambre y sube al ring con un hacha (!), pero nunca peleó contra un rival con la jerarquía y las aptitudes del filipino. Si Donaire se tomó en serio la preparación para este combate y está animado, tiene herramientas de sobra como para sacarlo adelante. Pero guarda que si Nonito sigue en cualquiera y el jamaiquino no se achica puede dar el golpe. Pronóstico reservado. Transmite Space desde las 23 hora argentina.

e.b.

GGG: lo que viene para Golovkin

gggr0Éste sábado pasado en el Madison Square Garden, Gennady Golovkin (30-0, 27 KO) demolió al australiano Daniel Geale (30-3, 16 KO) en apenas tres asaltos y dio un paso GRANDe rumbo a la consolidación // De la mano de Abel Sanchez su boxeo crece y GGG sigue convenciendo escépticos // El deseo del kazajo, según dijo en conferencia de prensa después de la pelea, es unificar fajas en las 160 libras // Su ascenso a la cima no se detiene y la pregunta obligada hoy es quién lo para a Golovkin // A continuación, Repasamos sus posibles rivales.

 

cottor0MIGUEL COTTO (campeón lineal y CMB 160)
La pelea más importante para Golovkin. ¿Es viable? Sí, no existen conflictos entre los promotores ni la TV. Cotto es una especie de agente libre. Viene de pelear el mes pasado con Maravilla en HBO/Top Rank, y mañana, si quisiera, podría ir y pelear con el Canelo Alvarez en la contra, Showtime/Golden Boy. Y esa, precisamente esa, sería una pelea gigante para Cotto, mucho más que con Golovkin. Consultado al respecto, Gaby Peñagarícano, manager del boricua, dijo que GGG todavía no es un nombre de los grandes y que una pelea con él ahora sería “prematura”. “Además Golovkin nunca peleó en PPV”, agregó Peñagarícano, a quien habría que recordarle que Austin Trout y Delvin Rodríguez, dos de los últimos tres rivales de Cotto, tampoco lo habían hecho antes de enfrentar al puertorriqueño. En agosto volverá a reunirse el Team Cotto para estudiar rivales y pasos a seguir. Se especula con que podría regresar al ring en diciembre.

CARL FROCH (FIB y AMB súper 168)
Antes de la revancha de Wembley con Groves, la promoción de la pelea organizó un chat con los boxeadores. Ahí les preguntaron si eventualmente alguno pelearía con GGG. La Cobra respondió: “Evitaría a Golovkin como si fuera una plaga. Pega como una mula. Ninguna necesidad de vérmelas con él. Es demasiado peligroso”. “Por la plata correcta lo haríamos”, tuvo que aclarar Eddie Hearn, promotor de Froch. “Estas son cosas que HBO saca de contexto para construir hype en torno a Golovkin. Alguien como Carl no evita a nadie. Con su mandíbula y en 168 libras creo que sería una pelea 50/50″. Dijo Abel Sanchez que Golovkin iría a Inglaterra con tal de pelear con él. Pero Froch tiene otras opciones: Chavez Jr, James De Gale, o un tercer mano a mano con Kessler.

Hassan NDam vs Peter QuillinWorld WBO Middleweight boutOctober 20, 2012Brooklyn, New YorkPhotos By Tom Hogan/HoganphotosPETER QUILLIN (OMB 160)
El sábado, ni bien terminó GGG/Geale, Oscar De La Hoya tuiteó que le encantaría ver a su muchacho Kid Chocolate con Golovkin. Entre las promotoras no hay drama pero Quillin tiene a Al Haymon como asesor y HBO no acepta boxeadores suyos y, hasta donde sabemos, tampoco de Golden Boy. Así quedaron las cosas luego de que Floyd Mayweather se fuera a Showtime y aunque Richard Schaeffer no sea más el CEO de Golden Boy, no hubo por ahora gestos de acercamiento entre HBO y la promotora de De La Hoya. Difícil que pueda hacerse, más por Haymon que por Golden Boy. Nadie se muere por verla tampoco. La sensación es que Golovkin lo rompe todo facil al morocho.

caneloooSAUL “CANELO” ALVAREZ
Hermosa pelea. Al Canelo post paseo vs Floyd parece costarle dar las 154 libras para súper welter y se está quedando sin rivales ahí. No es momento para un desquite con Mayweather todavía (y posiblemente nunca lo sea). El triunfo con Lara encendió alguna discusión en torno al fallo, dividido, pero tampoco creo que dé para una revancha ahora. Molina y Andrade, titulares FIB y OMB respectivamente, no parecen ser rivales vendibles como para encabezar un PPV. James Kirkland es otro nombre que sonó. Los gemelos Jermell y Jermall Charlo están verdes todavía. No está muy claro el futuro de Canelo. Una pelea suya con Cotto rompería todo y si no sale esa tal vez tenga que poner un pie en las 160 libras. Hoy Golovkin tiene exclusividad con HBO y Álvarez con Showtime, lo que bloquea por completo cualquier chance de verlos sobre un mismo cuadrilatero.

jc8JULIO CESAR CHAVEZ, JR.
Otro peleón. El Hijo de la Leyenda te frena un misil de Hamas con la pera (?) y eso para sobrevivir contra Golovkin parece indispensable. Ya hubo negociaciones antes pero Chávez es basicamente un malcriado que se entrena como quiere, cuando quiere y dónde quiere. En mayo rechazó 7 millones para enfrentar al kazajo más otros 5 palos mínimo por la pelea siguiente a esa. Según declaraciones de su viejo, Junior bajaría a 160 libras por Cotto (y sólo por Cotto, agrego yo) pero parece bastante difícil que pueda. Sus últimos dos combates, ante Bryan Vera, los hizo en 173 libras (negociadas 48hs antes) y 168. Pero para Golovkin subir a súper mediano por Chávez nunca fue una traba y de hecho iba a hacerlo si hubieran peleado en julio. Hoy el mexicano es una incógnita total, su estado físico, su continuidad en Top Rank y su futuro todo pero, si tuviera que arriesgar, lo veo más cerca de pelear con Froch que con Golovkin.

WARD 3 (1)ANDRE WARD (campeón lineal y AMB Súper 168)
Dos medallistas en Atenas 2004. “Los estilos hacen a las peleas”, dicen y es cierto. Golovkin, la bestia con 90% de promedio de nocauts. Ward, el boxeador técnico que hace ajustes, top 3 en cualquier ranking libra por libra y ganador del Super Six. Por su boxeo, es el único de entre los posibles rivales al que favorecería por encima de Golovkin si tuviera que pronosticar ya un resultado. Tiene herramientas como para desmantelar al kazajo. A favor: los dos están con HBO y no hay conflictos entre sus promotores, Goossen y K2. Tampoco tendría drama GGG en subir a 168 libras con tal de pelearlo. En contra: Ward está en combate mal con Goossen y llevó su descontento a la justicia. Quiere zafarse de ese contrato pero ya tuvo dos sentencias en contra. Ese conflicto más la rehabilitación de un hombro operado hicieron que Ward peleara una sóla vez en los últimos 21 meses (ganó pts 12 a Edwin Rodríguez). ¿Otra contra? Ward no es precisamente el boxeador más excitante y vender sus combates no es nada fácil. Ward/GGG puede llegar a ser una pelea costosa para HBO, con muchas posibilidades de salir apenas hecho económicamente.

floydr0FLOYD MAYWEATHER (campeón lineal, CMB y AMB 154; lineal, CMB y AMB 147)
Una pelea con Floyd simplemente no es factible. “Si le preguntan a Gennady va a decir que sí, por supuesto que querría pelear con él, pero no es una posibilidad, hay que ser realistas”, descartó Tom Loeffler, promotor de Golovkin. Mayweather “debe” tres peleas en Showtime y GGG por ahora no se mueve de HBO. Y aún si eso no fuera un impedimento, jamás, repito, JAMÁS, “Money” subiría al ring contra el kazajo, no en 160 libras ni tampoco en 154.

maravillar0SERGIO MARTINEZ
Por favor, no (?). Maravilla subió roto y mal entrenado a pelear con Cotto y lo pagó carísimo. Perdió por paliza tras cuatro años de reinado indiscutido. Ahora, cuando todas las señales apuntaban a que el argentino se retiraría, sacó un comunicado diciendo que su carrera no terminó, que ante Cotto tuvo una mala noche, la peor de su carrera, y que quiere volver para recuperar el título, previa batería de exámenes médicos. Una locura innecesaria. No hay nada a su edad que no haya conseguido antes y GGG podría dejarlo estropeado. Salí de ahí, Maravilla.

Si ninguna de estas peleas fuera a concretarse a GGG le quedarían algunas alternativas, aunque no tan atractivas claro está. Una pelea con Marco Antonio Rubio puede no ser interesante a priori, pero si Golovkin lo pasa y pesca el cinturón interino del CMB le metería presión por otro flanco más a Cotto para unificar títulos. Sam Soliman, australiano, 41 años, tiene el cinto mediano de la FIB. Es una pelea fácil de hacerse y accesible para GGG, aunque le aportaría un cinturón y nada más. Otros nombres para Golovkin ya habría que ir a buscarlos a las 168: Arthur Abraham ó Mikkel Kessler serían buenos rivales, pero la incursión de Golovkin a súper medianos sería sólo por algún contrincante de los mencionados más arriba, los que garantizan platita y repercusión.

En boxeo se puede ser ídolo o desconocido, tener un cinturón, dos, cuatro, ocho o ninguno, pero no se es el mejor hasta que le ganás al mejor. Desde que Golovkin llegó a EEUU peleó contra algunos buenos boxeadores, ninguno de élite todavía. Necesita una victoria que lo defina. Éste sábado que pasó, GGG demostró estar listo para un gran reto. Lo que hay que apurar ahora es eso precisamente: los desafíos, ya no los rótulos o los slogans.

e.b.

Golovkin/Geale, esta noche en NY

10487433_10154414992690354_4716776585936820466_nGennady Golovkin (29-0, 26 KO) irá por su 17mo nocaut consecutivo éste sábado cuando reciba a Daniel Geale (30-2, 16 KO) en el Madison Square Garden de Nueva York. Transmite Space desde las 22:30 hora argentina.

Desde febrero que no vemos a Golovkin. Después de aquel triunfo intrascendente en Monte Carlo sobre Osumanu Adama, un paquete ghanés, pasaron varias cosas que iban a ir modificando constantemente los planes del noqueador de Kazajistán. Primero la muerte de su padre, hecho que lo llevó a guardar 40 días de luto y suspender la pelea que tenía pactada con Andy Lee para la última semana de abril.

Había que reprogramar la vuelta y surgió el nombre de Daniel Geale, pero el australiano se echó atrás porque la tv de su país tenía la fecha comprometida con una pelea de UFC y parte de las ganancias de Geale surgen de la venta de pagos por evento (PPV) en Australia. Una excusa atendible, sí, pero no alcanzó para despejar dudas.

Apareció entonces la posibilidad de enfrentar a Julio César Chávez Jr en el Forum de Los Angeles. Hubo negociaciones entre K2, promotora de Golovkin, y Top Rank, la empresa que maneja al mejicano, pero lamentablemente no llegaron a ningún acuerdo. De parte de GGG no hubo un sólo pero y esto lo enaltece. Incluso estuvo dispuesto a dar ventaja subiendo hasta 168 libras para posibilitar el combate, pero Chávez se hizo el ofendido ante una oferta monstruosa (12 millones de dólares -mínimo- por dos peleas con Top Rank) y tiró todo abajo. Se cree que Al Haymon pudo haberlo mosconeado. Al toque Junior compró un ring en Easy (?), lo armó en el patio de la casa, se mueve un poco, y después cuelga fotos en instagram. Un enfermo.

10461628_10154445938255354_1323365548102188560_n

Con la AMB presionando a Gennady para que enfrente a un rival mandatorio (Jarrod Fletcher, que no le sumaba nada) había que moverse rápido. Volvieron a llamar a Geale que tampoco había podido concretar una pelea con Matthew Macklin y esta vez sí, no hubo obstáculos para que se firmara el combate entre el kazajo y el de Tasmania.

La semana previa a presentar Golovkin/Geale en Nueva York pasó algo que cambiaría drásticamente el status quo de la categoría medianos. Miguel Cotto sacó partido del deterioro físico de Sergio Martinez y le dio una paliza en el MSG, poniéndole fin al reinado de cuatro años del argentino. Ahora Cotto es el nuevo campeón lineal de la división, pero nadie puede asegurar que el boricua vaya a quedarse en las 160 libras. Con la caída de Maravilla, por lógica salta que Golovkin es hoy el mejor mediano del mundo, aunque todavía necesite una victoria que lo defina, aquello que Martinez consiguió en su momento ante Pavlik y Williams. Geale no puede proveerle toda esa legitimidad, pero enfrentar al australiano en el Garden es al menos un paso honesto hacia ese objetivo. Basta de peleas falopa en Monaco.

Algo está mal con GGG. Tiene que ver con la manera de venderlo por parte de HBO y un sector de la prensa especializada norteamericana. El tipo es simpático, trabaja sin parar con un entrenador serio como Abel Sanchez, pega como una bestia, y va siempre al frente. A nadie puede caerle mal Golovkin, pero precisa consolidarse de una vez. Hace falta dejar de repetir slogans como “el boxeador más evitado del mundo”, su nombre ya está instalado, ahora hay que correr los riesgos deportivos y financieros que implica ponerlo contra rivales de fuste y ver cómo responde a tanta expectativa. “Si la pelea es importante no tengo problemas en bajar hasta 154 libras o subir hasta las 168”, declara Golovkin cada vez que puede. ¿Con quién podría pelear entonces? Martinez aunque quiera volver no da más. Chavez Jr tiene caca en la cabeza. Ward boxea una vez cada mil años porque vive en juicio con su promotor. Y Cotto posiblemente busque la opción más lucrativa: Canelo. El panorama no luce tan claro para Gennady.

A pesar de la manija que se le dio al evento y la publicidad por todo Manhattan, las entradas no se vendieron bien y en boleterías ofrecen 25% de descuento. Es la primera vez que Golovkin va a pelear en el estadio mayor del Madison, anuncia la promoción, aunque en realidad hay una “trampita”. Sólo se va a habilitar medio recinto, unas 9 mil localidades, y la bandeja superior estará cerrada. GGG había hecho dos presentaciones el año pasado en el Theater, una arena más chica, contigua al Garden, con capacidad para 5.600 espectadores.

Yendo al combate en sí, las chances de Geale son pocas. Es un tipo duro, sí, pero lagunea demasiado y Golovkin no perdona. El año pasado el australiano se fue de pelea contra un Darren Barker semirretirado y terminó perdiendo su cinturón de la FIB. Cuesta imaginar que Geale pueda hacerle fuerza a GGG y dé otro batacazo, como en 2012 ante Sturm, pero si sube al ring con un buen plan de pelea y se mantiene enfocado tal vez pueda forzar a Golovkin a que trabaje horas extras, esto es más de 7-8 asaltos.

Lo último: atentos a la previa. Bryant Jennings, de Filadelfia (18-0, 10 KO) versus Mike Perez, desertor cubano (20-0-1, 12 KO), es un choque interesantísimo de pesados invictos con ganas de meterse entre los mejores diez de la máxima categoría y aspirar a un cinturón. En vivo por Space desde las 22:30 hora argentina.

e.b.

¿A quién le ganaste?

golovkin-adama (11)Tal y cómo se esperaba, Osumanu Adama (22-4, 16 KO) no fue medida para Gennady Golovkin (29-0, 26 KO). Peleando a media máquina, el campeón AMB/IBO tiró tres veces al africano antes de que el árbitro detuviera el combate. Luego, pidió pelear con Sergio Martinez para dilucidar quién es el mejor del mundo en las 160 libras.

Un triunfo que no le suma prácticamente nada a Golovkin. Enfrentando a rivales falopa como Adama, en un restaurant en Montecarlo y sin televisión para los EEUU, no va a conseguir ni la credibilidad que le reclaman sus detractores ni mayor respaldo a la hora de pedir peleas importantes.

Que quede claro que nada de esto es culpa de Golovkin. La categoría medianos ha perdido brillo y a GGG se le van acabando los rivales. Ganarle a Geale no le aportaría mucho a esta altura. Sturm está cómodo en Alemania y uno cree que no va a salir de allá. Murray existe sólo porque las lesiones de Maravilla le abrieron una puerta que no se animó a cruzar. Y Martinez está por cumplir 39 y su única pelea en 2014 la va a hacer con Miguel Cotto. No pretenderán que el argentino decline un combate millonario ante el ídolo boricua, que además podría ser el último de su carrera, nada más que para darle el gusto a Golovkin y a un sector del periodismo.

Se ha instalado que el kazajo es el hombre más evitado en todo el boxeo actual, frase que puede funcionar para la tribuna casual pero que no deja de ser una trampa. Si K2 Promotions, HBO y la prensa que infla desmedidamente a GGG quisieran ofrecerle rivales competitivos, tendrían que convencerlo de que lo mejor hoy sería subir a 168 libras. Allí tiene a Ward, Froch, Chavez Jr, Groves y Bika, entre otros. Pero no. Golovkin, cuyo entrenador dice “puede enfrentar a cualquiera entre 154 y 168 libras”, quiere a Maravilla Martinez, justamente la única pelea que no va a conseguir.

Está bárbaro que Golovkin se mantenga activo y peleando cuatro veces al año, bien por él, pero Adama no es un rival digno de un gran campeón. Si el Canelo, por ejemplo, llegaba a pelear contra un Adama, aunque fuera para salir de perdedor post-Floyd, lo habríamos torturado. En cambio si Golovkin le gana está bien, pasó a alguien duro que nunca había perdido por nocaut. Y se tuvo que ir hasta Monaco para lograrlo porque en EEUU todos le tienen miedo y HBO le niega pantalla. Un disparate manijeado viernes y sábado por Dan Rafael y Steve Kim, dos pesos pesados del periodismo especializado en boxeo que cada vez más seguido se pasan de rosca y operan.

Algo más. El boxeo de Golovkin todavía me genera desconfianza. Viéndolo pelear sobresalen dos virtudes esenciales: potencia y puntería. No descubro nada, GGG ostenta un promedio de efectividad por nocaut más alto que cualquier otro campeón actual (89,66%). La estadística es escalofriante, seguro. Pero todavía no pude verlo contra un boxeador que se le mueva y que jabee más que él. Defensivamente también es una incógnita. Daría la impresión que recibe de más para poder meter sus propios golpes, sabiéndose más fuerte que sus contrincantes, pero no sé cómo respondería ante alguien que tenga velocidad como para anticiparlo y salir limpio de un cruce. Quiero ver si es capaz de hacer ajustes sobre la marcha contra un rival que lo saque de su zona de confort. Saber si, cuando se lo exija, tendrá un plan b.

La última vez que un campeón me generaba dudas parecidas a éstas, Adrien Broner tomó riesgos y se comió una palizota a manos del Chino Maidana. También pienso en Lucas Matthysse, durmiendo gente a lo bestia y haciendo ruido a la par de GGG durante 2013, pero quedándose corto en sus tres citas clave. En fin, ojalá que, más temprano que tarde, aparezcan los desafíos que permitan esclarecer si Gennady Gennadievich Golovkin es todo lo que vienen diciendo o si es puro humo.

e.b.

Previa: Golovkin/Adama

Golovkin-vs-AdamaGennady Golovkin (28-0, 25 KO) sigue firme en su plan de mantenerse activo lo más posible, pero ni su promotor ni la tevé pueden garantizarle rival y pantalla cada tres meses. ¿Entonces? Viaja a Montecarlo para una peleíta de relleno ante el ghanés Osumanu Adama (22-3, 16 KO)

Lo están llevando muy despacio a GGG. Para algunos es the real deal y para otros un invento. Bueno, ninguna de las dos cosas, más bien algo en el medio de esas dos definiciones. Golovkin es básicamente un boxeador parejo que pega como una bestia. Hizo cuatro peleas en 2013 y ganó las cuatro antes del límite. La legitimidad de esos contricantes va atada a la jerarquía que cada quien le asigne a GGG. Rosado, Ishida, Macklin y Stevens son apellidos reconocibles, pero ganarles no convierten a Golovkin (ni a nadie) en un top ten libra por libra, no jodamos, todavía no.

El problema con Golovkin no es otro que el hype. A nadie puede caerle mal un kazajo humilde, que sonríe, se traba al hablar y no para de carnear rivales. Pero HBO lo viene inflando que da asco cuando lo que podrían hacer, ya a esta altura, es conseguirle adversarios creíbles, así nos sacamos la duda de qué tan bueno es.

Un dato: la Salle des Etoiles donde van a pelear es un restaurant en Mónaco, un lugar tan chico que HBO no encontró la manera de acomodarse y no va a transmitir la pelea para EEUU. Esperen un entrenamiento con gente, no otra cosa.

*Space, sábado 1/2 desde las 16:30 hora argentina*

e.b.