Podcast Ep. 27 | Juan Manuel Marquez top 5

Boxeo y boqueo

tumblr_nydh56fPEe1qkxd7zo1_1280Con toda la seguridad en alerta máxima por los atentados de Isis en Paris, el ESPRIT Arena de Düsseldorf vuelve a abrirle sus puertas a Wladimir Klitschko (64-3, 53 KO), quien con sólo subir al ring este sábado habrá superado el récord de 27 peleas por el campeonato de peso pesado de Joe Louis. Su rival será el extrovertido Tyson Fury (24-0, 18 KO) y se espera un lleno total de 55 mil espectadores. La pelea está prevista para las 18:45 hora argentina. Transmite sólo Directv, canales 612 y 1612.

Once años y medio sin perder, nueve años y siete meses como campeón y dieciocho defensas exitosas consecutivas, algunos números de Wladimir Klitschko. Medalla de oro en los Juegos Olímpicos del ’96 y todos los cinturones colgados en su casa salvo uno, el del Concejo, el que defendía su hermano Vitali antes de largar el boxeo para ir a ponerle el pecho al Euromaidan y agarrar la alcaldía de Kiev. Entre los dos Klitschko dominaron la categoría máxima ni bien concluyó la era de Lennox Lewis en 2003. Ahora que Vitali ya no está, Wladimir es el rey indiscutido de los pesos completos y, bánquenme en esta, el número 1 del mundo libra por libra tras el retiro de Floyd Mayweather. Por presente, por vigencia, por hegemonía absoluta dentro de su división y también por gusto personal, qué tanto.

CUkXZVfUcAAMnT8A Klitschko se le cuestiona y se le cuestionará siempre el nivel de oposición que ha enfrentado a lo largo de su carrera. La verdad es que Wladimir no esquivó a ningún rival, que quede claro esto, pero ciertamente le tocó reinar en una época floja y sin adversarios de fuste. Si uno repasa la foja de servicio de, supongamos, Evander Holyfield, y la compara con la de WK la del ucraniano queda pálida. Holyfield peleó con Foreman, Holmes, Bowe tres veces, Moorer dos veces, Tyson dos veces, Lewis dos veces, Toney… Klitschko, por su parte, no tiene ni un solo combate contra un retador de esos quilates básicamente porque este tiempo no tuvo apellidos con semejante chapa. Los cuestionamientos son legítimos y nos llevan al terreno de lo contrafáctico. ¿Cómo le hubiera ido al campeón Klitschko contra aquellos apellidos? Queda en la imaginación de cada uno. Larry Holmes llegó a enhebrar veinte defensas consecutivas entre noviembre del ’78 y septiembre del ’85, dos más que las suma Klitschko hasta hoy. Como el ucraniano, Holmes también tuvo un reinado marcado por rivales flojos de papeles, pero su legado envejece bien. Fue el puente de Ali a Tyson y a nadie más o menos sensato se le ocurriría discutir mucho a El Asesino de Easton sin temor a quedar como un boludo. Tal vez Wladimir también genere ese consenso con los años y no antes. El tiempo ordena todo.


“Recién te miraba y sos un tipo viejo. Tenés la cabeza llena de canas, como mi entrenador y como mi manager. No me sorprendería para nada que te hayas puesto botox en la cara.”

                                                                    —Tyson Fury


tysf¿Qué tiene de distinto esta defensa de Klitschko con respecto a las anteriores? Que el campeón ya tiene 39 años y eventualmente uno de estos días le va a tocar perder. Alguno dirá que en su última pelea contra Bryant Jennings en abril WK tuvo un bajón. No fue la mejor noche de Klitschko, concedo, pero tampoco vi señales de deterioro o merma en sus capacidades. Pero algún día alguien le va a ganar y ese acontecimiento, a medida que Klitschko envejece, está cada vez más cerca. Esto es inevitable. La pregunta, claro, es quién y cuándo. Tyson Fury, 27, propone un contrapunto que divierte. El campeón es el tipo respetuoso, educado, que fue a la facultad, siempre impecable, que no hace escándalos, que habla lo justo y necesario. Fury es todo lo contrario, es el gitano bocón que cae a una conferencia de prensa disfrazado de Batman, toma birra, come porquerías y trata de meterse en la cabeza de su rival hablándole sin parar. “No me interesan tus cinturones, lo único que me importa es romperte toda la cara” le dijo en julio Tyson a Wladimir durante un evento de presentación de la pelea y “es una misión muy personal para mí liberar al boxeo de un tipo tan aburrido como vos. Recién me quedé dormido mientras hablabas, tenés menos carisma que mis calzoncillos”. Un loquito con aptitudes. Atención, Fury puede boxear, tiene talento, pero también es un bardo y se autoboicotea. Esta vez parece tener muy en claro que está ante la oportunidad más grande de su vida y, al margen de las payasadas para las cámaras, se habría dedicado a entrenar a pleno con su tío Peter. Un dato: la pelea sufrió una postergación en septiembre por lesión de Klitschko en un gemelo y hubo que patearla para adelante un mes. Habrá que ver si esto es un indicio de un “Doctor Steelhammer” con problemas físicos o si tantas semanas de entrenamiento y manija no terminan jugándole en contra a Fury.

Veo ventaja para Klitschko en prácticamente todos y cada uno de los aspectos a tener en cuenta antes de tirarse un piletazo y querer predecir el resultado de una pelea. El ucraniano sube al ring con un plan y la única manera de sacarlo de ese estado de concentración y disciplina absoluta es lastimándolo. El mentón del campeón es frágil, sí, pero Emanuel Steward (blessed) le enseñó a protegerlo bien. La única ventajita para Fury está en la altura y no lo veo como algo determinante. De hecho, creo que Klitschko rinde mejor contra rivales de su estatura. Y mientras Tyson sobrepiense la pelea buscando un resquicio en esa defensa, WK, con inteligencia, paciencia y experiencia, puede encontrar él primero una rendija y terminar la pelea con su uno-dos marca registrada. ¿Tendrá Fury lo que hay que tener para plantarse ante el campeón y bancar todo lo que jetoneó en la previa? El pronóstico es Wladimir Klitschko por nocaut en ocho asaltos.

e.b.

Lucas Matthysse, el regreso

thurman_diaz_poster En la víspera de Mayweather vs. Maidana, un sábado repleto de boxeo. Triple cartelera en California con Lucas Matthysse, Keith Thurman y Omar Figueroa, más la defensa número 16 de Wladimir Klitschko y la revancha entre Yesica Bopp y Romina Bermúdez en Tierra Del Fuego.

La velada en el Stub Hub de Carson, California, marcará la vuelta al ring de Lucas Matthysse (34-3, 32 KO). El chubutense reaparece con algunos cambios menores en ése que es su gran déficit: su esquina. Se incorporó Látigo Coggi como segundo de Cuty Barrera y llegó Matías Erbin como preparador físico. “La Máquina” intentará así recuperar el terreno perdido en estos últimos siete meses enfrentando a John Molina (27-3, 22 KO), un boxeador guapo y con un viejo lobo en su rincón como Joe Goossen. Molina va al frente y pega duro, pero no le sobra nada y es un recién llegado a las 140 libras. A Matthysse debería alcanzarle con su talento para sacarse de encima al californiano y reposicionarse a la pesca de un cinturón, más cerca de fin de año. No obstante ello habría que ver, si la pegada de Lucas no resuelve la pelea pronto (insisto, creo que sí lo hará), cómo está el argentino de la cabeza y si la derrota ante Danny Garcia dejó huella. Transmite Directv en sus canales 612 y 1612 desde las 22:15.


LEER TAMBIÉN

Media Máquina


Antes, abrirá la velada Omar Figueroa (22-0, 17 KO). Panterita viene de una guerra memorable frente a Nihito Arakawa y luego tuvo que suspender su pelea del 8 de marzo frente a Ricardo Alvarez, hermano del Canelo, por lesión en una de sus muñecas. El pupilo de Joel Diaz tendrá que sobreponerse a sus recurrentes problemas físicos para pasar a Jerry Belmontes (19-3, 5 KO), que si bien perdió tres de sus últimas cinco peleas, se jacta de haberle ganado un par de veces a Figueroa cuando ambos eran amateurs. Eso sólo parece poco gancho.

Cierra la cartelera en California, Keith Thurman (22-0, 20 KO). Después de un gran 2013 con triunfos ante Jan Zaveck, nuestro Diego Chaves y Jesús Soto Karass, “One Time” tendrá lo que en EEUU se conoce como “stay busy fight” (pelea para mantenerse ocupado) mientras Golden Boy le cocina un desafío más importante. Su rival será el mexicano Julio Diaz (40-9-1, 29 KO), experimentado y perdedor. Diaz puede haber complicado a Amir Khan el año pasado pero, a no ser que Thurman justo se levante en el peor día de su vida, el americano tiene demasiada polenta, viene en crecimiento constante y llega lleno de confianza. Está todo pensado y dispuesto como para que se luzca. Otro emparejamiento muy desigual en una velada a priori floja para lo que nos acostumbró Golden Boy.

klitschko-leapai (11)

Por la tarde, en Oberhausen, Alemania, Wladimir Klitschko (61-3, 51 KO) subirá al ring buscando superar la marca de 22 triunfos en peleas por un título mundial pesado de Muhammad Ali y acercarse al récord de 25 victorias de Joe Louis. ALI y LOUIS, señores. Wladimir viene de arrasar a Alexander Povetkin, uno que supuestamente llegaba con alguna chance de vencerlo finalmente. Pero el más chico de los Klitschko repasó todas las lecciones que le dejó en vida su entrenador Emanuel Steward y anuló al retador ruso con recursos defensivos tan poco vistosos como efectivos. Empujó, abrazó, impuso su tamaño, lo tiró cuatro veces y le ganó en las tarjetas de punta a punta. A los 38 todavía tiene detractores pero, retirado su hermano Vitali para dedicarse de lleno a la política en su convulsionada Ucrania, no deben quedar dudas: Wladimir Klitschko es, no sólo el mejor peso pesado del mundo, sino también un top 5 libra por libra por presente y permanencia en este deporte. El samoano Alex Leapai (30-4-3, 24 KO) no es rival para éste gran campeón aunque, al fin y al cabo, tal vez nadie lo sea. Televisa TyC Sports desde las 16:30.

Sin-título-1

Por último, en una plaza no habitual para el boxeo como Tierra Del Fuego, Yesica Bopp (26-1, 12 KO) y Romina Bermudez (16-2-2, 5 KO), o la Tuti y la Bonita, reeditarán su duelo de 2011, a 10 asaltos por el título mosca vacante de la OMB. La primera vez prevaleció la técnica de Bopp por sobre la talla de una Bermúdez inexperta. La Tuti es, junto a Marcela Acuña, lo mejorcito de la escena femenina nacional. La Bonita por su parte es una boxeadora muy física que ha crecido bastante desde su anterior enfrentamiento con Bopp y que plantea un desafío mucho más duro para la campeona mini mosca que el que representan varias de sus rivales habituales. Pelea interesante para ver. Si el boxeo de las chicas en nuestro país lograra más seguido esto de enfrentar a sus mejores exponentes en lugar de construir récords de mentira, seguramente despertaría mayor interés y respeto. Transmite TyC Sports desde las 22h.

e.b.

Demoliciones Huck

Marco Huck (37-2-1, 26 KO) fue una topadora imparable en la noche de Stuttgart. Noqueó en seis asaltos a Firat Arslan (33-7-2, 21 KO) y se sacó las ganas ante un rival con el que traían antecedentes. Ahora el Capitán amaga con volver a peso pesado para desafiar a Wladimir Klitschko.

No va a poder reprocharse nada Arslan. La primera vez que peleó con Huck, en noviembre/2012, medio mundo lo vio ganar salvo los tres jurados que lo despojaron del triunfo. Esta vez no le alcanzó la nafta, pero con 43 años hizo todo lo que pudo y perdió en buena ley con un boxeador que, cuando larga la joda y se entrena con la motivación necesaria, es una bestia.

Huck sabía que tenía una deuda por saldar ante Arslan. Lo dejó venir un poco en los primeros asaltos y a partir del round 3 comenzó a desmantelarlo. Encontró grietas en esa guardia rara con los codos muy abiertos, y percutió sin parar con ganchos al cuerpo y uppercuts violentísimos al mentón. Para el round 6 ya se presentía lo que estaba por llegar. Arslan salió a tirar lo poco que le quedaba y sin querer le abrió la puerta a la definición. Huck lo enganchó de contra y a la lona. Enseguida otra caída más y a poco de una tercera, el árbitro intervino para proteger a Arslan y que no recibiera más castigo. Nocaut técnico en el sexto asalto, por demolición.

Decía Huck tras retener el título: “Cuando estoy entrenado al máximo nadie en el mundo puede ganarme, ni en cruceros ni en pesados.” Le sobra confianza al campeón, pero sinceramente no tiene nada que hacer contra el menor de los Klitschko. Ya se quedó corto una vez ante un rival más parejo como Alexander Povetkin, simplemente no veo cómo podría complicar al multicampeón ucraniano. A lo mejor debería intentar por el lado del CMB, corona que dejara vacante Vitali K, hoy metido de lleno en la política de su país. Tal vez ahí el Capitán Huck encuentre un rival que sea más accesible para sus aspiraciones y al cual pueda llevar a pelear a Alemania.

e.b.